La No Concentración

De esos días en los que no haces mucho…nada en la tele, dejaste de leer hace un tiempo, estas a dieta y ya hiciste hora para comer tu yogurt, estudiar…mmm no, tu closet necesita ser ordenado pero puede esperar, ya sapiaste a todos en Facebook, Twitter no esta tan prendido, tus amigas trabajan y tu eres la única estudiante, estas sola en tu casa, tu pololo esta trabajando, revisaste tu mail por 5ta vez….y bueno etc etc, lo típico de todos nosotros, cierto? Bueno, estas en eso y que haces? Pensar, muchas veces sin ni siquiera darnos cuenta que lo estamos haciendo, es como respirar. Te imaginas si tuviéramos que estar concientes constantemente de nuestra respiración? Estas contando una historia y de pronto! Oh! espera! Se me había olvidado respirar….ya ahora si. Pero pensar nos salta a la cabeza, o salta de la cabeza, mucho más seguido, a algunos más que a otros….espero ser de los algunos. Pero, finalmente, ahí estas. Pensando. Y de derepente se puso a llover y te acuerdas de la película, cuando la protagonista esta sola pensando y se pone a llover y todo se vuelve inmensamente melancólico blablabla y piensa en él, y de pronto se escucha música y oooh! Es justo la canción que bailaron la noche que se conocieron y obvio que es un lento porque, si, ahora se usa eso de los lentos. Pero no, no era allá a donde me dirigía. Ahí estas. Pensando, y de la nada aparece un olor familiar que llega a la nariz, entra por tus fosas (amo esa palabra y su significado) y te trae muchos recuerdos, de infancia, de cuando jugabas con tus hermanos, de ricos momentos compartidos y todo es tan lindo! Y ahí te das cuenta que el olor es un delicioso queque en el horno que lo único que intenta es sacarte de tu dieta! Y comienza entonces de nuevo la lucha de si comerlo o no. Y ahí estas. Pensando, y justo ves algo en tu pieza que te llama la atención, una caja. Y comienzas a recordar donde compraste esa caja, oh si, maravilloso viaje hace tanto tiempo, quizás podría ver las fotos, o llamar a la persona con quien fui para tomarnos algo, y ahí de pronto estas divagando en los viajes que te gustarían hacer, en el mundo y blablabla y siiii! Ahí estas de nuevo, desconcentrada! No pensando y si pensando a la vez. Pensando sin darte cuenta que lo estas haciendo, pero lo estas haciendo en las cosas que no buscas hacerlo. Y lo que buscas?  Cuesta! Cuesta enfocarlo, será lo que llaman déficit atencional? No lo sé pero si es no quiero saberlo tampoco. De todos modos logré escribir esto de corrido (casi) y logré que tu lo leyeras de corrido (espero). Y me avergüenzo de confesar que me distrajo una caja.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s