busca las 8 diferencias

NAILHEAD




La No Concentración

De esos días en los que no haces mucho…nada en la tele, dejaste de leer hace un tiempo, estas a dieta y ya hiciste hora para comer tu yogurt, estudiar…mmm no, tu closet necesita ser ordenado pero puede esperar, ya sapiaste a todos en Facebook, Twitter no esta tan prendido, tus amigas trabajan y tu eres la única estudiante, estas sola en tu casa, tu pololo esta trabajando, revisaste tu mail por 5ta vez….y bueno etc etc, lo típico de todos nosotros, cierto? Bueno, estas en eso y que haces? Pensar, muchas veces sin ni siquiera darnos cuenta que lo estamos haciendo, es como respirar. Te imaginas si tuviéramos que estar concientes constantemente de nuestra respiración? Estas contando una historia y de pronto! Oh! espera! Se me había olvidado respirar….ya ahora si. Pero pensar nos salta a la cabeza, o salta de la cabeza, mucho más seguido, a algunos más que a otros….espero ser de los algunos. Pero, finalmente, ahí estas. Pensando. Y de derepente se puso a llover y te acuerdas de la película, cuando la protagonista esta sola pensando y se pone a llover y todo se vuelve inmensamente melancólico blablabla y piensa en él, y de pronto se escucha música y oooh! Es justo la canción que bailaron la noche que se conocieron y obvio que es un lento porque, si, ahora se usa eso de los lentos. Pero no, no era allá a donde me dirigía. Ahí estas. Pensando, y de la nada aparece un olor familiar que llega a la nariz, entra por tus fosas (amo esa palabra y su significado) y te trae muchos recuerdos, de infancia, de cuando jugabas con tus hermanos, de ricos momentos compartidos y todo es tan lindo! Y ahí te das cuenta que el olor es un delicioso queque en el horno que lo único que intenta es sacarte de tu dieta! Y comienza entonces de nuevo la lucha de si comerlo o no. Y ahí estas. Pensando, y justo ves algo en tu pieza que te llama la atención, una caja. Y comienzas a recordar donde compraste esa caja, oh si, maravilloso viaje hace tanto tiempo, quizás podría ver las fotos, o llamar a la persona con quien fui para tomarnos algo, y ahí de pronto estas divagando en los viajes que te gustarían hacer, en el mundo y blablabla y siiii! Ahí estas de nuevo, desconcentrada! No pensando y si pensando a la vez. Pensando sin darte cuenta que lo estas haciendo, pero lo estas haciendo en las cosas que no buscas hacerlo. Y lo que buscas?  Cuesta! Cuesta enfocarlo, será lo que llaman déficit atencional? No lo sé pero si es no quiero saberlo tampoco. De todos modos logré escribir esto de corrido (casi) y logré que tu lo leyeras de corrido (espero). Y me avergüenzo de confesar que me distrajo una caja.

Ilusión

Otra ilusión rota. Nuestra tristeza significa la felicidad de otros…es una consecuencia…si unos están felices, necesariamente otros están tristes. Unos pasan, otros son eliminados, y odio ser esos “otros”. Enojo, rabia, pena y pensar y pensar…seré yo? Quizás si hubiese usado esa otra polera o haberlo visto en otro lugar, no haber hecho ese llamado.  Sin poder evitarlo esos pensamientos llegan a mi mente y a la de muchos, lo sé. Se ve. Buscar culpables entre los protagonistas del encuentro, antes era mejor, el no debió entrar, a este otro se le van todas. Buscando un consuelo, una razón. Más no hay nada que revierta el resultado, ya esta, desde ayer en la historia, y no se borra y no se cambia y no se olvida y hoy somos miles de esperanzados que nos sentimos vacíos.

Tratar de hacer un ejercicio mental por dejarlo pasar, ya no hay nada que hacer, ya fue. Listo, termino todo y no puedo dejar de recurrir a la palabra que ha rondeado mi mente desde ayer. Ilusión. Teníamos tantas ilusiones ahí, tanta esperanza de un futuro glorioso, poco accesible para nosotros y por un momento lo sentimos cerca, casi tocábamos esos sentimientos casi desconocidos de triunfo. Tal vez la misma palabra que me rondea fue el error. Ilusionarse. Mas de la cuenta o con tan poco, pero al igual que estos pensamiento, es inevitable. Y bueno, aquí estamos, dispuestos para lo que vendrá, apoyando hasta el final y seguimos y seguimos, y aquí estoy y aquí estamos, en todas, mil y una derrota no bastan para alejarnos porque un solo triunfo nos entrega la alegría y nos llena de orgullo y es suficiente para nunca abandonar.

Más hoy estamos pasando penas con corazones futboleros rotos. Unos no entienden ni comparten, otros critican todo, otros lo olvidaran en corto plazo probablemente por otra ilusión, pero ay! de aquellos que no lo olvidan, no lo aceptan y no sólo su ilusión esta rota, también su corazón de hincha se triza, las heridas quedan, permanentes, ahí, aguardando latentes por otra mala experiencia para volver a torcer la fragilidad en significado de esa maldita palabra que me rondea. Ilusión.

bobamente chistoso

Hacer nada

¿Qué haces cuando no haces nada? La típica pregunta, ¿qué estás haciendo? – nada, y tu? Nada.

¿Qué es no hacer nada?. Supongo que todos tenemos el mismo concepto sobre este no tema. Como por ejemplo ver tele. La tele, ese simpatiquísimo pasa tiempo, nunca sobrevalorada, la mejor compañera de días y noches y la que nos hace reír muchas veces más que nuestros amigos. Esto si eres alguien que ve programas hábiles, si no entiendes de lo que escribo entonces ves basura en la tele.

Otro ejemplo, horas de ocio en el computador, cuando ya revisaste tus mails, viste las notificaciones de Facebook y quien cambio su foto de perfil, nadie subió nada, revisaste como va el futbol, entonces ves los twitteos anteriores como media hora y ¿después qué? Un buen rato de no hacer nada frente a una mágica e hipnotizante pantalla que absorbe, estoy segura que esa es la palabra indicada, toda tu atención. Y pasan las horas y sigues viendo páginas de chistes, videos, porno (obvio que yo no), curiosidades, y todo lo que sea “navegar en la web”.

Pero hay otras ocasiones en las que no hacemos nada, por ejemplo cuando estás en pleno de una siesta, suena el celular y te dicen “wena, en que estai? – mmm no, en nada weon y vo? Los hombres hacen eso, parece que en su complicado mundo simplista las siestas no son muy bien vistas. O claro, como no decirlo, las largas duchas porque se esta haciendo nada. Y luego el gordo que come sin parar, cuando come esta haciendo nada, la niña de 12 que se mira al espejo y se saca fotos en sostén, esta haciendo nada, el borracho en el baño 40 minutos, esta haciendo nada, el que mete un chester en el vaso de otro, esta haciendo nada.

También vale nombrar aquellos momentos cuando se cree que se esta haciendo algo, pero realmente se esta haciendo nada. Como cuando se lee un libro y después de 5 líneas despertaste, y si, las habías leído pero no podrías reproducir nada, porque no estabas atento! Estabas haciendo nada!. El amigo que es pésimo pa la pelota, y cree que esta jugando futbol mientras los de su equipo lo esquivan, esta haciendo nada!, el que dice que fue a clases pero no escuchó ni anoto nada, no!, estaba haciendo nada.

Hay muchos momentos. Quizás si juntamos todos nuestros ratos de nada tendríamos días y días que aprovechar y producir. Quizás aprender ese instrumento que siempre quisiste, o hacer un blog tan hábil como este, o terminar tus proyectos. Pero seamos sinceros, en realidad tendríamos días y días para seguir haciendo lo que más nos gusta. Nada